jueves, 23 de septiembre de 2010

NO A LA REFORMA LABORAL Y NO A LA HUELGA

No podemos olvidar que aquellos que hoy atacan a la Reforma Laboral, el P.P,la llevan incitando más de tres años a través de sus medios de difusión,como La Gaceta, El Mundo e Intereconomia, por poner un ejemplo, pero ahora que ha sido el Gobierno que decía que los derechos de los trabajadores, eran intocables, se suben al carro del No a la Reforma.
Son los dos partidos los que se afanan en decir, que el despido en España es caro. Recordemos que toda esa protección al trabajador viene del falangista Girón de Velasco, allá por 1943 y es la derecha con su insistencia y la izquierda a través de ZP, los que quieren "matar" laboralmente hablando al trabajador.
El despido es caro, dicen.Con el despido caro hay 5 millones de parados.No hace falta ser muy inteligente, para deducir cuantos parados habría con el despido barato que quiere la Reforma.
Además esta Reforma creará esclavos que es por lo que siempre ha luchado el capitalismo, pero lo más grave es que esta vez lo apoya el socialismo, que como decía José Antonio, fue justo en su creación,pero a la vista está que ha derivado en una anexión al capitalismo más brutal. Creará esclavos ,decía, porque ¿que no hará un trabajador para no ser despedido, que sabrá que despedirle cuesta céntimos de euro?En definitiva que no estoy de acuerdo con la Reforma Laboral.
Pero tampoco estoy de acuerdo con la Huelga General, porque hagamos memoria de la actitud de los sindicatos. Primero una fecha, luego otra y al final ¡¡tres meses después y pasado el verano!!Además, esta Huelga de un día sólo afectará a los autónomos, verdaderos sufridores de todo esto y verdaderos sustentadores de la economía nacional y a las pequeñas y mediana empresas, que sus trabajadores no saldrán a trabajar por miedo y por recomendación del propio empresario para no sufrir daños materiales en lo que es el sustento de sus vidas.Por el contrario, las grandes empresas, bancos y multinacionales que son los instigadores de esta Reforma, que son los que han empujado al capitalismo, el P.P y al socialismo liberaloide que nos Gobierna a hacerla, son los más beneficiados en este día, ya que se ahorrarán unas millonadas en el pago de las nominas y seguros sociales de ese día. Los sindicatos y sin pasar mucho verán publicado en el B.O.E una nueva subvención multimillonaria. Resumiendo: perjudicados de la Huelga, el trabajador, el autónomo y las pequeñas empresas.Beneficiados:las grandes multinacionales, la banca y los sindicatos, en la medida que a día de hoy también son una gran empresa capitalista.
¿Que hacer entonces?Pues lo que algunos venimos pidiendo, gritando y suplicando a la sociedad años:La Revolución, por supuesto Nacional Sindicalista, que no es la revuelta o la algarada callejera por que sí.Es la Revolución al servicio del bien común diferenciando entre el culpable y el inocente.
Decía Ramiro Ledesma:"Solo los ricos pueden permitirse el lujo de no tener Patria".Esto que puede parecer una frase hecha, tiene un significado muy profundo.Ellos pueden no tener Patria, porque tienen el Pan. Nosotros los trabajadores, hemos abandonado la Patria a cambio del Pan y ahora nos vamos a quedar sin él, pero ya no tenemos Patria a la que agarrarnos, mientras ellos, los ricos, nos hablan de la "marca España", en pos de esa maldita Reforma.
Todavía estamos a tiempo de recuperar aquel glorioso lema:Por la Patria, el Pan y la Justicia:Revolución Nacional.Todavía estamos a tiempo para que nuestras generaciones venideras no nazcan sin Patria, sin Pan y sin Justicia.Solo la Justicia nos garantiza el Pan y solo el poder agarrarnos a una Patria nos garantiza la consecución de la Justicia.Estamos a tiempo.

3 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Ni reforma ni huelga general. ¡Desmantelación del capitalismo!.

27 puntos dijo...

Es cojonudo que los pirómanos quieran ser bomberos.-

Anónimo dijo...

Los falangistas somos conscientes de la actual coyuntura sociopolítica de España, de la persistente crisis y de quiénes la causaron por un lado y erraron por otro con improvisadas medidas totalmente antisociales, y de cómo los afectados son una vez más el conjunto de españoles relegados a soportar todo tipo de abusos por parte de una casta política privilegiada, ajena a los verdaderos problemas cotidianos y centrados en proclamas minoritarias que ellos mismos amplifican para sus intereses: separatismos, imposiciones idiomáticas, cambalaches de egoístas apoyos políticos, subvenciones otorgadas discrecionalmente, leyes y concesiones de dudosa utilidad pública y de marcado beneficio electoral, y así un largo etcétera.

De igual forma, hemos denunciado desde hace mucho tiempo la insignificante dedicación del Gobierno a tareas encaminadas al bienestar general, frente a una total entrega al mantenimiento de su partido político y la imagen que ofrece de cara a la palestra. Fruto de esto último, como bochornoso ejemplo se puede citar la posición que los sindicatos mayoritarios han mantenido en estos años, pese a contemplar impasibles la vertiginosa pérdida de puestos de trabajo que nos lleva a los cinco millones de desempleados. Todo ello sin que dichos sindicatos, subvencionados hasta límites obscenos, se pronuncien o reclamen los precisos cambios en materia laboral y garantías en los derechos de los trabajadores. Nada, solo el más cómodo silencio de muchos que ejercen la dualidad de pertenecer al sindicato y además ocupar un cargo político con las siglas del PSOE, y de otros cómodamente arrimados a lo que ya ha quedado instaurado coloquialmente como "el pesebre".

Los falangistas consideramos que la huelga general no solo llega tarde, como mínimo con dos años de retraso, sino que además lo hace de forma artificial, pactada a tres meses vista cuando la espontaneidad debiera ser característica de su necesidad, de marcada inclinación política tal como demuestran sus proclamas y videos que atacan duramente a todos excepto al Gobierno, un gobierno que directamente ha impuesto la dañina reforma laboral y cuyas actuaciones certifican su ineptitud; también se presenta la huelga como un mero trámite o protocolo "porque ya toca", o con ánimo de lavado de cara de unos sindicatos tan inmóviles como bien alimentados y con demasiados liberados, que contradiciendo aquello que dicen representar (el trabajo) no lo realizan.

Por todo lo expuesto, la convocatoria de esta huelga nos ofrece una credibilidad que tiende a cero, y por tanto NO LA SECUNDAMOS; indicando además que todos los españoles disponemos de los 364 días restantes para mostrar nuestra repulsa y disconformidad a lo que injustamente nos afecta.

¡Arriba España! Amor_Patrio