miércoles, 14 de mayo de 2008

NI OLVIDO, NI PERDÓN



Esta madrugada, un coche bomba ha reventado la casa cuartel de Villareal (pueblo al que nacionalistas y socialistas han cambiado el nombre por Legutiano, en Álava)causando la muerte de Juan Manuel Piñuel (de 33 años, natural de Melilla) y heridas graves a cuatro de sus compañeros que dormían en una de esas casas cuartel viejas y desprotegidas que atraen las cobardes bombas de ETA.
Nuevos miembros para las asociaciones de víctimas del terrorismo a las que, por cierto, el gobierno vasco niega las subvenciones (que reparte generosamente entre los familiares de los asesinos presos) y el gobierno de ZP intenta acallar porque son un claro obstáculo para sus sueños de “paz infinita”.¿Llegará el día en que algún gobierno español tome las medidas necesarias para acabar con el terrorismo separatista? ¿Tomará algún gobierno algún día las medidas necesarias contra la educación de los niños vascos que crecen en el odio a España? ¿Se hará notar alguna vez el estado en Vascongadas obligando a poner las banderas nacionales donde corresponde, retirando nombres de etarras de calles y plazas y haciendo caer todo el peso de la ley a los que apoyan la violencia, ya sean de ANV, EA, PNV o Izquierda Unida? ¿Cuánta gentuza en Vascongadas estará hoy silbando mirando distraídamente a las nubes? Muchas más de lo soportable.
Queda muy bonito decir que la muerte del guardia Piñuel ha sido por España, como algún demagogo dirá. Lo triste es que esta muerte no cambia nada y dentro de dos días estará olvidado por todos salvo para su destrozada familia (esposa e hijo).
Ya sabemos lo que viene ahora: pésames, concentraciones, minutos de silencio, comunicados, “los asesinos irán a la cárcel”, manos blancas y todas esos brindis al sol, todas esas mierdas propias de un pueblo acomplejado y débil. Eso sí, que a nadie se le ocurra aquello tan primitivo de pedir sangre por sangre…Nosotros no olvidamos (ni perdonaremos jamás).
http://www.patriotas.es/LTDE/modules.php?name=News&file=article&sid=1137
Contador Gratis

1 comentario:

Javier Ayanotna dijo...

Antes decíamos:"Menos manos blancas y más mano dura". Ahora ya no hay ni manos blancas. Tras las hipócritas y rutinarias muestras de "apoyo" a la familia del Guardia Civil asesinado por parte de los responsables últimos de su muerte, el silencio. Los medios de comunicación del régimen partitocrático están más pendientes de los montajes jurídico-periodísticos de la hermana de una princesa plebeya o del chiquilicuatre de turno, que de los terroristas que, hasta hace dos días, eran interlocutores políticos del Gobierno de España.